La norma ISO 37001, un esfuerzo más en la lucha contra la corrupción

"Algunas empresas la consideran como un requisito de cumplimiento Anti-soborno"
“Algunas empresas la consideran como un requisito de cumplimiento Anti-soborno”

¿Cómo combatir la corrupción desde la trinchera de mi organización?

Varios países han adoptado la ISO 37001 como norma local, convirtiéndose en un requisito más de cumplimiento, pero el verdadero valor se encuentra en la integración de estos estándares a las estrategias empresariales.

A nivel mundial, el tema de la corrupción continúa siendo una de las prioridades tanto del sector público como privado, principalmente por el hecho de estar estrechamente vinculada con el desarrollo de redes delictivas, así como por obstaculizar el desarrollo empresarial y disminuir de manera significativa el crecimiento económico.

Por ello, en octubre del 2016 fue aprobada la norma ISO 37001 Sistemas de Gestión Anti-Soborno, la primera a nivel internacional en materia de anti corrupción, diseñada para ayudar a las organizaciones a implementar y mantener un sistema pro-activo de anti corrupción.

 

Este tipo de medidas representa un esfuerzo compartido entre las naciones que busca ser una herramienta eficaz en el combate a la corrupción, y puede ser de gran ayuda principalmente para los países que avanzan con demasiada lentitud en estos temas; como es el caso de México, que en 2017 se ubicó en la posición 135 de 180 del Índice de Percepción de la Corrupción publicado por la ONG Transparencia Internacional.

Pero, ¿por qué es importante esta norma para las empresas?

 

Actualmente, varios países han adoptado la ISO 37001 como norma local, convirtiéndose en un requisito más de cumplimiento, pero el verdadero valor se encuentra en la integración de estos estándares a las estrategias empresariales.

 

En un fuerte entorno competitivo, la seguridad de las actividades es esencial para evolucionar de forma sostenible por lo que al introducir medios de prevención se reduce significativamente el riesgo de violación a las leyes, el riesgo de ser acreedores a sanciones nacionales e internacionales, y lo más importante, el riesgo de dañar la reputación de la empresa.

 

Cualquiera que sea el tamaño de la empresa – grande, mediana o pequeña-  puede verse beneficiada al alinear de forma voluntaria sus procesos y controles para prevenir sobornos, demostrando su convicción y compromiso en el combate a la corrupción que tarde o temprano puede traducirse en una ventaja competitiva.

¿Es difícil certificarse?

 

Muchos se preguntan cuánto tiempo demora la implementación de esta norma, a cuánto asciende la inversión requerida, si vale la pena o no. No existe una respuesta concreta para las primeras preguntas, pues depende de la madurez del mercado y de la propia organización, sin duda, bajo la realidad de impunidad en la que vivimos, colaborar y sumarse a los esfuerzos contra el soborno y la corrupción siempre tendrán valor digno de reconocerse.

 

Aunque los requerimientos de la ISO 37001 son genéricos por lo que es aplicable a cualquier tipo de organización (o partes de ella), independientemente de su tipo, tamaño o naturaleza de actividad, y sin importar el sector al que pertenezca, te compartimos la base que algunos expertos en la materia destacan para obtener esta certificación:

 

  1. Liderazgo – Si no existe el compromiso de la alta administración, de nada sirve adoptar esta certificación. Es parte de este estándar al igual cuando se implementa un programa de compliance.
  2. Contexto de la organización – Dónde operan y sus riesgos externos que impactan y elevan el riesgo del soborno. Este ejercicio es fácil, vaya y pregunte a su vecino, al presidente municipal o gobernador, o simplemente leamos las noticias. Hoy por hoy la corrupción e inseguridad es el pan de cada día doquiera.
  3. Código de Conducta – ¿Si lo tienen? Felicitaciones. ¿no lo creen importante? Debería, pues la certificación no es para cumplir lo “mínimo”, sino para hacerlo correctamente. Este documento es la columna vertebral de las políticas.
  4. Política Anti-soborno – ¿No? Hay que aclarar que este documento no es el mismo que el código de conducta. Si bien este se deriva del ítem anterior, se debe describir porque no es permitido el soborno. Es obvio, ¿verdad? Siempre es mejor documentar lo obvio. Simple. Conciso.
  5. Competencia – No se trata de competidores. Refiérase a la preparación de la persona o grupo de personas que llevaran a cabo el día-a-día del sistema de gestión anti-soborno. Se preguntarán si debe existir una persona dedicada, ¿correcto? La respuesta la tienen sus organizaciones y va a depender del grado de independencia para ejercer esta función.
  6. Independencia – Clave para el éxito de esta certificación. La pregunta es, ¿dónde obtienen este tipo de personas? Mediante capacitación de profesionales expertos en este estándar.
  7. Canal de denuncia – Al igual que el punto 3. No es lo mismo tener un sistema de atención al cliente (quejas) que un canal de denuncia. Este debe ser independiente y administrado con absoluta confidencial.

¿Cumples con alguno de los puntos anteriores? ¿Cuáles podrías mejorar?

 

Te invitamos a prepararte y convertirte en un experto en la implementación de Sistemas de Gestión Anti-Soborno

Curso ISO 37001 Fundamentos Contacta con un especialista en ISO 37001

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *